LA POLÍTICA PARA LA GESTIÓN INTEGRAL DE RESIDUOS EN COLOMBIA


LA POLÍTICA PARA LA GESTIÓN INTEGRAL DE RESIDUOS EN COLOMBIA

 

La Política para la Gestión Integral de Residuos (GIRS) presentada en el año 1997 por el Ministerio del Medio Ambiente y aprobada por el Consejo Nacional Ambiental, en el año 1998, establece principios básicos, objetivos específicos y estrategias de trabajo conjunto, con el objeto fundamental de impedir o minimizar de manera eficiente los riesgos para los seres humanos y el medio ambiente que ocasionan los residuos sólidos y peligrosos; en especial minimizar la cantidad y la peligrosidad de los que llegan a los sitios de disposición final, contribuyendo a la protección ambiental eficaz y al crecimiento económico.

La mencionada política es clara en cuanto a que se debe trabajar arduamente en fomentar la "cultura de la no basura", en la medida en que el porcentaje de reducción de la generación de residuos es directamente proporcional con la reducción del esfuerzo en la gestión sobre los residuos que se generan, es decir, que un kilo menos generado, es un kilo menos que tenemos que almacenar, presentar, transportar, tratar, aprovechar o disponer.

La Política destaca también, como principio básico, la Gestión Diferencial de los residuos peligrosos y no peligrosos, y el Manejo Separado de los residuos aprovechables de los no aprovechables, que busca la administración compatible con el medio ambiente de los diversos flujos de residuos generados por la sociedad.

 

La GIRS incluye varias etapas jerárquicamente definidas: Reducción en el origen, aprovechamiento y valorización de materiales orgánicos e inorgánicos, tratamiento y transformación para reducir volumen y peligrosidad y disposición final controlada.

El material aprovechable, tanto orgánico como inorgánico, actualmente se está disponiendo, en un altísimo porcentaje en sitios inadecuados, conocidos como botaderos a cielo abierto, generando un importante deterioro de los recursos naturales y al mismo tiempo, se está perdiendo su valor económico y posibilidad de aprovechamiento, ya sea porque queda abandonado definitivamente en estos sitios o porque cuando es “recuperado” para reintegrarlo al ciclo productivo ya ha perdido un alto porcentaje de su valor real por estar mezclado y contaminado con los demás residuos, aparte del costo social asumido por las personas que realizan dicha labor en condiciones de insalubridad y alto riesgo. Esto determina la necesidad de concientizar y capacitar a la comunidad en la realización de una gestión diferencial adecuada desde la fuente.

 

El aprovechamiento y valorización de los residuos sólidos, desarrollado en forma organizada, presenta varias ventajas desde el punto de vista ambiental y económico, entre otras, se tiene el incremento de la vida útil de los sitios de disposición final al impedirse que un porcentaje de los residuos llegue a estos sitios, con el aprovechamiento de material orgánico se disminuyen los costos de operación en el relleno sanitario al reducirse la producción de gases y lixiviados, especialmente cuando se realiza aprovechamiento de los residuos orgánicos; igualmente se disminuye la presión sobre los recursos naturales en cuanto a la racionalización de la oferta y la demanda, también se disminuye el consumo de energía en los procesos productivos y se generan ingresos y

empleo, contribuyendo a la dinamización de la economía. Estas ventajas comparativas del aprovechamiento de residuos orgánicos e inorgánicos, frente al manejo convencional que se le ha dado hasta la fecha, hacen necesario desarrollar y/o ajustar los mecanismos institucionales, económicos, financieros, y normativos, que permitan su sostenibilidad en el tiempo.

Con el fin de obtener de primera mano la identificación de la situación actual del reciclaje, visto desde las organizaciones de recicladores, la industria, y las instituciones del gobierno relacionadas con el tema, el Ministerio del Medio Ambiente, con el apoyo decidido de la Empresa de Aseo de Pereira, organizó, estructoro y desarrolló este taller, con el fin de establecer estrategias de trabajo conjunto, para dinamizar en el ámbito nacional la actividad del reciclaje.

 

 

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES GENERALES

 

Aunque cada cadena del reciclaje presenta una problemática particular, en términos generales el aprovechamiento de los residuos padece problemas comunes, desde el punto de vista técnico, socioeconómico, financiero e institucional, tal como se enuncia a continuación.

 

Aspectos técnicos

 

  • En el gremio de los recicladores, existe un bajo nivel de conocimiento respecto del manejo adecuado, procesos de transformación y comercialización de materias primas y productos terminados. En general los recicladores reclaman el desarrollo de programas de capacitación en el tema del manejo adecuado de los materiales, con el fin de lograr la calidad requerida por el sector productivo y de transformación y así garantizar precios sostenibles para la actividad del reciclaje en el mercado.

 

  • El nivel de transformación de materiales por parte de los recicladores es igualmente muy bajo. Por lo tanto, el gremio de lo recicladores requiere que se desarrollen en forma urgente, programas de capacitación en la aplicación de procesos industriales con tecnologías socialmente apropiadas, es decir, sobre el conocimiento de procesos de transformación más allá de la simple recuperación, clasificación, compactación y presentación adecuada de materiales. Lo anterior podrá permitir la industrialización del gremio, o sea, la posibilidad de que puedan producir bienes y servicios intermedios o finales, lo cual garantizará un mayor valor agregado en la comercialización y por lo tanto, de mayores beneficios económicos para el gremio.

 

  • Lo anterior conlleva un bajo desarrollo del proceso industrial en la actividad del reciclaje, lo que implica bajos ingresos y la incapacidad de invertir en infraestructura y equipos para conseguir su desarrollo. En virtud de lo anterior, además de proveer la capacitación y el conocimiento tecnológico, es fundamental el apoyo del Estado a los recicladores organizados, en la gestión para la consecución de recursos económicos, que permitan hacer realidad el desarrollo de proyectos con el componente tecnológico, que incluya procesos de transformación. No obstante lo anterior se discutió respecto a la aplicación de tecnologías exitosas en otros países y se concluyó sobre la necesidad de tener mucho cuidado en la aplicación de estas tecnologías foráneas que pueden terminar, como ya ha sucedido en varias ocasiones en nuestro medio, en “elefantes blancos”, inoperables por sus altos costos de operación y mantenimiento, errores cometidos por la falta de estudios de factibilidad que consultaran las posibilidades socioeconómicas y la capacidad de pago de nuestras comunidades. Por lo tanto, se hace necesario el impulso a la investigación para encontrar tecnologías socialmente apropiadas desde el punto de vista técnico, financiero, económico e institucional.

 

  • Adicionalmente se recomendó que no hay que desconocer, sino por el contrario, incentivar el ingenio de los colombianos en el desarrollo tecnológico, teniendo en cuenta en las investigaciones, las tecnologías criollas. Aunado a lo anterior, se comentó sobre los altos niveles de calidad exigidos por el sector productivo en los materiales recuperados, en la medida en que disminuye los costos de producción. Este requisito permite concluir que se hace necesario, el mejoramiento del nivel tecnológico y el fortalecimiento institucional y financiero de las organizaciones de recicladores.

 

  • Como complemento de fundamental importancia, y teniendo en cuenta que el éxito en el fortalecimiento de las cadenas del reciclaje es responsabilidad de todos, en la medida que somos parte de la cadena, se hace necesario el diseño y la implantación de Programas Masivos de Divulgación, Concientización y Capacitación de la Comunidad para lograr la separación de materiales en la fuente, lo cual genera enormes beneficios técnicos y económicos, en cuanto garantiza la recuperación y el procesamiento de materiales de alta calidad.

 

Aspectos Económicos

 

  • El mercado de materiales recuperador, no cuenta con un sistema de sustentación de precios que permita garantizar un flujo de recursos mínimos para cada organización de recicladores. Se debe establecer entonces, mecanismos para garantizar la regulación y control de precios y estabilidad durante todo el año. Esto implica el control y la regulación de la oferta y la demanda, situación que se logra entre otros, con instrumentos expeditos de comunicación que permitan una información oportuna sobre eltipo y calidad de materiales que se requieren en los procesos productivos.

 

  • Como ejemplo de este tipo de instrumentos de comunicación, el mecanismo de difusión tipo Bolsa Nacional de Residuos y Subproductos Industriales (BORSI), al cual se deben articular los recicladores organizados, permitirá presentar al mercado, diferentes materiales recuperados, productos intermedios o finales, con mayores posibilidades de ingreso y de sostenibilidad de la actividad.

 

  • La falta de procesos y desarrollos en la transformación que permitan el incremento del valor agregado del material recuperado, conduce a que los costos más altos que pagan actualmente los recicladores en sus procesos de recuperación sea el del transporte (entre el 60% y el 80% del total), constituyéndose en uno de los aspectos críticos para el gremio de los recicladores, razón por la cual, ejercicios como el de la Empresa de Aseo de Bucaramanga, busca, entre otros, subsidiar el transporte en la recolección selectiva, debido a que los recicladores se dedican en su mayoría solamente a la recuperación y venta de material sin procesar. Dicho peso porcentual debe disminuir, cuando el reciclador incremente el desarrollo de procesos tecnológicos que permitan el procesamiento de los materiales y la producción intermedia o final.

 

  • La intermediación existente entre el gremio de los recicladores y la industria es visto por los primeros como una de las situaciones que contribuye a disminuir la rentabilidad de su actividad. Esto se debe que no existen cadenas de comercialización claras y como ya se ha mencionada a la falta de desarrollo tecnológico del gremio de recicladores. Se requiere entonces, por un lado, que el sector industrial haga un esfuerzo por suscribir negocios con los recicladores y por otro, que los recicladores organizados dejen de cumplir una función de simples recuperadores y se conviertan en procesadores de alta calidad, para ofrecer materias primas, productos intermedios y terminados con un alto valor agregado, lo cual permitirá ampliar su mercado.

 

  • En conclusión, la intermediación y la falta de separación de los residuos en la fuente son aspectos que redundan en bajos precios de compra de los materiales recuperados. La falta de conocimiento sobre el comportamiento de los mercados, conduce a que en muchas ocasiones, los recicladores se quedan con los materiales recuperados en sus bodegas debido a la baja demanda de materiales por parte del sector productivo. No existe un instrumento de difusión nacional que permita conocer las cantidades de materiales requeridos –vs- potencial de materiales recuperados. Esto permite reafirmar la necesidad de establecer de sistemas de información (Bolsa de Residuos), a la cual estén articulados los recicladores organizados.

 

  • Como conclusión general se puede inferir de lo anterior que es necesario desarrollar estrategias de fortalecimiento y fomento de procesos de economía solidaria con visión empresarial, que garanticen sus sostenibilidad.

 

Aspectos Institucionales

 

  • El reciclaje en Colombia en la mayoría de los casos, es considerado como una actividad subnormal, desarrollada sin ningún tipo de regulación específica. En este sentido se considera fundamental que Estado, como ente regulador, desarrolle lineamientos de política específicos, instrumentos normativos, incentivos económicos y financieros, como estrategias para el fortalecimiento de las cadenas del reciclaje.

 

  • En este sentido, se requiere el desarrollo y aplicación de políticas y normas claras, particularmente en lo que se refiere a la articulación de la actividad del reciclaje y aprovechamiento de materiales con el servicio público de aseo. Es necesario estudiar alternativas más viable para fortalecer institucional y financieramente la actividad, ya sea mediante la creación de fondos especiales o su participación directa en la tarifa de servicio ordinario de aseo. Lo anterior incluye también la posibilidad de crear subsidios e incentivos, tanto para la comunidad, por ejemplo, cuando realice como usuarios la selección en la fuente, como para los diferentes sectores productivos.

 

  • Los recicladores, en su mayoría, no han logrado consolidarse como verdaderas organizaciones empresariales, por lo tanto se requiere su compromiso, adoptando una posición de empresarios, que les permita consolidar procesos económicos alrededor de su actividad.

 

  • La actividad del reciclaje y aprovechamiento no ha sido considerada, por parte de los municipios, como estrategia ambiental para hacer frente a las cantidades crecientes de generación de residuos. Por lo tanto, se requiere promover la valorización de los residuos, el fortalecimiento de las cadenas para la comercialización y el aprovechamiento en el nivel local.

El manejo de los residuos, en la mayoría de los casos, obedece a necesidades coyunturales locales, es decir, no existe una planificación a nivel municipal y regional. Esta situación se ve reflejada principalmente en la crítica situación de la disposición final con la proliferación de bataderos a cielo abierto. Por lo tanto, es fundamental que en el proceso de planificación de la gestión integral de los residuos sólidos se consideren soluciones de tipo regional, generando beneficios ambientales y de economía de escala, para el mejoramiento de la calidad del servicio público y la maximización del aprovechamiento y la valorización de los residuos.